Eliminar la Burocracia para ser más ágil y tomar decisiones más rápidas

Eliminar la Burocracia para ser más ágil y tomar decisiones más rápidas

Este es otro punto de suma importancia para conseguir que las decisiones se puedan tomar de manera más rápida en una empresa: eliminar la Burocracia. Este es un requisito esencial para poder llegar a ser una Empresa Adaptable. A mayor burocracia mayor lentitud en la toma de decisiones, esto es una ley comprobada.

Una pregunta que podemos hacernos es la siguiente:

¿Dónde deben tomarse las decisiones para que éstas sean rápidas?

La respuesta es:

Para que las decisiones sean rápidas, deben tomarse lo más cerca posible de la acción real.

Es decir, si es un problema de producción, el responsable de producción es que debe hacer la llamada.

Una de las principales herramientas para erradicar el problema del absoluto exceso de personal administrativo y de niveles jerárquicos consiste en el traslado a los diversos frentes al personal jerárquico.

La rapidez de respuesta ante el perpetuo torbellino es una de las necesidades competitivas actuales. A su vez, la participación, el compromiso y el reparto general de poderes son la clave de la agilidad organizativa. La cualificación, la formación de equipos, la reducción de estructuras y las nuevas funciones de los cuadros medios ayudan a agilizar la toma de acciones. Sin embargo, no acabar con el laberinto burocrático equivaldría a echar todo el esfuerzo anterior por la borda.

El lamentarse a causa de la burocracia existente constituye una venerable prerrogativa administrativa. Pero el problema de la burocracia ya ha trascendido el terreno de las lamentaciones: es un impedimento para la supervivencia. Las campañas contra la burocracia deben ser prioridad estratégica de primer orden.burocracia1

Pero los equipos de autogestión, la formación profesional y el cambio radical de estructuras y funciones administrativas no bastan para asegurar el nivel de participación del compromiso de todos en todo; hay que ir más allá:

  • Desburocratizar: reducir y simplificar radicalmente el papeleo y los procedimientos superfluos. El tener una gran cantidad de reglas y normas consiguen que los empleados olviden que una empresa ha de ser creativa y capaz de adaptarse para poder sobrevivir.

  • Dignificar: eliminar en la organización todo rastro de políticas y prácticas amenazantes y degradantes para la dignidad humana.

  • Con vigor y buen ánimo, y con toda la ayuda disponible, coger las riendas del desmantelamiento de las trampas burocráticas.

  • Dirigir la organización de manera horizontal, es decir, insistir en reemplazar la ofuscación vertical por una cooperación horizontal y proactiva de la primera línea en aras de una mayor rapidez.

En definitiva, en las organizaciones con miras hacía el futuro y de llegar a ser empresas adaptables, la estructura organizacional ya no es tan importante, ya que el trabajo se organiza en torno a procesos y a los equipos que los ejecutan. La gente se comunica con quien sea necesario; el control está en las personas que ejecutan y son propietarios del proceso.

Deja un comentario

Share This