¿Por qué debe su organización orientarse a los Procesos?

Este es el primer post de una serie centrada en mostrarle por qué debemos orientarnos a los procesos. Esté atento y siga los posts, porque se que seguro van a despejarle las dudas que tiene respeto a este gran cambio que se viene dando ya desde hace algunos años.

De unos años hacia acá, se ha armado mucho revuelo con la gestión por procesos o gestión de los procesos, incluso hasta los sistemas de calidad reclaman una orientación hacia ellos. Entonces, la primera pregunta que se nos viene a la cabeza es: ¿por qué son tan importantes los procesos y debo orientar mi organización hacia ellos?

Actualmente, hay gran multitud de cambios a los que una organización se debe adaptar y en especial a que los ciclos temporales se reducen. Las organizaciones ya no pueden confiar en que un solo producto arroje unos enormes dividendos durante un periodo largo mientras la competencia intenta recuperar el tiempo perdido. Ahora es fácil copiar los productos, y éstos mantienen un carácter de únicos durante un plazo cada vez más corto.

Aquí es donde empiezan a actuar los procesos como armas competitivas más sólidas. Son únicos, propios de una organización determinada, y como tales, es casi imposible copiarlos. Como ejemplo tenemos a Apple, ¿la conoces? Esta empresa saca al mercado productos novedosos y que en algún sentido cambian nuestras vidas, pero al poco de tiempo de lanzar un nuevo producto hay otras muchas empresas que los copian. Entonces la pregunta que nos podemos hacer es: ¿el éxito continuo y sostenible de Apple es debido a sus productos (que por cierto son fantásticos pero discutible si son necesarios) o por el proceso de desarrollo de esos nuevos productos? Creo que la respuesta es clara: el proceso por el cual tiene la capacidad de lanzar nuevos productos geniales que revolucionan nuestras vidas, sin el cual no tendría este éxito tan continuado.

El problema de los procesos es que no resulta fácil comprender y aprovechar toda su singularidad, y la identificación y esquematización de los procesos resulta un trabajo bastante complejo, ya que requiere abrirse paso por el laberinto de la política interna de la organización o empresa y de las fortalezas funcionales. Supone descubrir quién hace qué, dónde, por qué y con qué repercusiones sobre los electorados principales de la organización.

Los procesos no tienen nada de misterioso ni de notablemente original. Todas las organizaciones tienen procesos, y se trata de un concepto que las personas comprenden fácilmente. El problema es que puede que las personas no reconozcan el hecho de que sus actividades forman parte de un proceso.

En el camino de ayudarle a modernizar su organización, le animo a que empiece a orientarse hacia los procesos, le aseguro que el cambio vale la pena, no tenga miedo. ¡Adelante!

En el siguiente post de la serie ” ¿Por qué orientarse a los procesos? “, le mostraré qué implica la orientación a los procesos.

Deja un comentario

Share This