Reglas para tomar decisiones rápidas en su empresa

Reglas para tomar decisiones rápidas en su empresa

En este artículo vamos a ver uno de los métodos utilizados en las empresas más rápidas del mundo para tomar decisiones rápidas: Establecer unas Reglas o Principios de actuación para tomar decisiones rápidas.

Inicialmente, las empresas tenían una declaración de misión, que es un documento de una página lleno de cosas en las que se intenta describir el por qué de la existencia de la empresa. Estas declaraciones de misión pasan rápidamente al olvido. Después llegó la moda de que las empresas necesitaban una visión, pero en el 95% de los casos tampoco significó cambio alguno, era un ejercicio tonto y que servía para complacer a los mandamases. En la actualidad lo que está de moda es la declaración de una serie de valores de comportamiento de la empresa. Otra pérdida de tiempo. Se dedican meses, ejecutivos y muchas reuniones para establecer la lista, se enmarca y se cuelga. También, en la mayoría de los casos no pasará nada diferente.

Muchas de estas declaraciones fallan porque se establecen y luego no se cumplen, por lo tanto caen en el olvido. Si se predica con algo, en especial la dirección de la empresa, hay que actuar con el ejemplo.

Las empresas rápidas, que mantienen el impulso y la velocidad, tienen unos principios guía que les ayudan a tomar decisiones rápidas. Cuando una empresa decide por la opción de unos principios prácticos y realistas, el proceso de toma de decisiones se vuelve rápido como el rayo porque, ante una actuación, sólo tienen que responder a la pregunta de ¿encaja con nuestros principios?

Si en su empresa no existen unos principios guía para poder tomar decisiones rápidas, éstas se tomaran siguiendo una de estas formas:

1. Por intuición: en este caso la suerte de la empresa depende de si su líder sea intuitivo o no. Si tiene la suerte de contar con un líder carismático y con buenas decisiones, la empresa se resentirá cuando éste ya no esté en la empresa.
2. Eligiendo una táctica, la que sea. Si no existen principios, cualquier cosa que se haga vale para alcanzar el objetivo. Claro, y este caso, pueden existir infinidad de tácticas y por lo tanto infinidad de caminos por los que uno se puede perder.
3. Qué gano yo en todo esto. Si no hay nada establecido, es normal que la gente que vaya a tomar las decisiones se pregunte ¿qué voy a ganar yo con esto?, en lugar de preguntar ¿qué va a ganar la empresa con esto?

Preguntas que nos podemos formular para el establecimiento de los principios guía:

¿De dónde salen los principios guía? La respuesta: lo ideal es que deben provenir de la dirección, responsables áreas o propietarios con las ideas bien claras de que necesitan una herramienta para tomar decisiones rápidas. Pero también es necesario conseguir la aportación de quienes les rodean para involucrarlos en la creación de estos princi-pios.
¿Cómo se respetan los principios guía? Como cualquier cosa que se implante en una empresa, para que funcionen primero la dirección debe tomar decisiones que respe-ten los principios establecidos, dando ejemplo. Así se alentará a todos a actuar de la misma manera.
¿Qué pasa si uno no está de acuerdo con estos principios? En este caso una persona tiene tres opciones: luchar para cambiarlos, aguantarse e irse.

Cualquier empresa, que desea crear un entorno donde las personas piensen con rapidez y actúen según el máximo interés de la empresa, debe:

• Establecer y promover un grupo de principios que sirvan de guía.
• Tomar las decisiones siguiendo con coherencia estos principios establecidos.
• Asegurarse que todos los integrantes de la empresa conozcan estos principios.
• Revisar, actualizar y discutir estos principios con regularidad.
• Reconocer y recompensar públicamente a los que tomen decisiones siguiendo estos principios y se obtengan beneficios para la empresa.
• Apartar o despedir, si es necesario, a las personas que constantemente violen estos principios para tomar decisiones.

Como ejemplo aquí están algunos principios, que ya tenía a finales de los noventa, una de las empresas más rápidas del mundo, Schwab:

• ¿Es justo y responde a nuestros clientes?
• ¿Merecerá la confianza de nuestros clientes y ellos confiarán en nosotros?
• ¿Creará y alimentará un espíritu de innovación?
• ¿Reinventará el negocio?
• ¿Respeta a nuestros compañeros de trabajo y al espíritu del trabajo en equipo?
• ¿La tecnología será nuestra?
• ¿Estamos intentando sin descanso mejorar lo que hacemos y la forma en que lo hacemos?
• ¿Potencia a la marca en la creación de confianza?

¿Desea que su empresa sea más rápida? Aquí ya ha dejado unas pautas para hacer que su empresa sea más rápida, ahora le toca a usted ponerlas en práctica.

Deja un comentario

Share This