¡Empiece a modernizar su organización y elimine de su vocabulario la palabra departamento!

Por definición, departamento significa separación o división de algo, y para el caso de la estructura organizativa, su utilización tiene su máximo esplendor a mediados y finales del siglo XX, época en la que las compañías eran creadas para vivir en la producción en serie, la estabilidad y el crecimiento. Se crean los departamentos, para separar a las distintas funciones, y en la mayoría de los casos éstos se vuelven fuertes y totalmente estancos unos de otros, lo cual produce que, ante un problema o cambio de situación, haya grandes conflictos entre ellos para poder resolver la situación, que casi siempre termina en que pase a manos de la dirección la decisión final.

Actualmente, en el siglo XXI, vivimos en un entorno totalmente distinto, en la cual, las personas, los clientes, la competencia y el cambio exigen flexibilidad y rapidez de reacciones. Ante esto, debemos cambiar el término departamento, por algo más moderno que esté en consonancia con los grandes retos que se nos están presentando y que aunque sean partes distintas de una organización, no signifiquen compartimentos estancos y separados. Recuerde que todas las áreas de la organización deben trabajar conjuntamente por alcanzar el mismo objetivo común que es la sostenibilidad, un reto que hoy en día es bastante complejo y difícil de conseguir.

¡Vamos anímese! Cambie el término «departamento de» por otro como «área de», «área de gestión de», «proceso de», «unidad de». Si no lo ha hecho ya, empiece a modernizar su organización con estos simples cambios.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This