¡Ya está aquí la semana laboral de 4 días!

Ésta es el tipo de noticias que más me gustan comentar, y son aquellas que rompen paradigmas, que cambian reglas y métodos de funcionamiento, que rompen con los bloqueos de actitudes y manera de actuar, con lo que permiten avanzar, progresar y mejorar nuestro entorno.

¿Qué encontrarás en este artículo?

La Semana Laboral de 4 días

La semana laboral de 4 días ya está aquí. Aunque todavía hoy, el mundo empresarial es reticente a este cambio, esta medida ha venido para quedarse, aunque el camino no va a ser fácil. La sociedad está evolucionando y todavía hoy estamos utilizando reglas y métodos que funcionaban bien en el siglo pasado pero que ahora ya se han quedado desfasadas. La organización del trabajo y de la jornada laboral tiene que evolucionar y adaptarse a los nuevos tiempos. Se necesita de empresas, emprendedores y profesionales que sean valientes y adopten nuevos enfoques para los entornos de trabajo de hoy en día.

La jornada laboral de 8 horas cumple 100 años, y en el entorno de trabajo han cambiado muchas cosas a lo largo de todos ellos excepto en el tipo de jornada. Es hora ya de dar un paso adelante. Todo evoluciona, y la jornada laboral debe ser una de ellas, no podemos quedarnos anclados en medidas de épocas pasadas. El mundo de hoy nos exige productividad, eficiencia, flexibilidad, rapidez, motivación, compromiso, y todo ello debe alcanzarse con nuevas reglas del juego. Exige cambiar a nuevos paradigmas de gestión del trabajo y uno de ellos puede ser revisar la jornada laboral. Es una media controvertida, pero es necesario empezar a explorar cómo puede mejorar nuestras vidas.

Ventajas y beneficios

La semana laboral de cuatro días puede llevar asociados los siguientes beneficios:

  • Mayor eficiencia y desempeño. Si se mejoran las condiciones laborales, los empleados estarán más motivados y satisfechos, por lo cual lleva aparejado un mejor desempeño.
  • Disminuye el absentismo. Por lo mismo que el punto anterior, al mejorar las condiciones de trabajo y el clima laboral el tan indeseado problema del absentismo se tiene que reducir.
  • Reducción de gastos: si se reduce la jornada, puede ser que algunas áreas o departamentos de la empresa cierren más tiempo, con lo que afecta a la reducción del empleo de ciertos recursos como puede ser el energético.
  • Mejora del Medio Ambiente. Por la reducción de ciertos gastos y costes en algunos recursos que impactan en el medio ambiente, éste se ve beneficiado para un mejor respeto al entorno (ahorro energético de la empresa, menos desplazamientos del personal, etc.
  • Mejora la imagen de la empresa. Con esta medida se mejora la imagen de la empresa, lo cual lleva aparejado una atracción de talento debido a que actualmente el personal busca poder disfrutar de más tiempo libre para poder realizar otras tareas, trabajos o hobbies.
  • Atraer talento. Por lo indicado en el punto anterior, las mejores condiciones laborales, de una empresa respecto al resto, siempre lleva aparejado que muchas más personas se sientan atraídas a trabajar allí.
  • Fomenta la contratación. Si se reduce la jornada es posible que en algunos casos sea necesario más personal, lo cual lleva asociado a que aumente la contratación de recursos humanos. Este punto ayudaría a mejorar una de las peores preocupaciones que existen en la actualidad, el desempleo.
  • Mejora del clima laboral. Por todo lo dicho anteriormente es claro que se mejora el clima laboral y la motivación y que lleva asociado muchos de los beneficios indicados anteriormente. También es cierto que para mejorar el clima laboral también hacen falta poner en marcha muchas otras iniciativas con el fin de cuidar a los recursos humanos.

Barreras y desventajas

A pesar de que la semana laboral de 4 días ofrece muchos beneficios, también lleva asociados muchos desafíos y retos a los que hay que enfrentarse, y que de momento pocas empresas están intentando afrontar.

  • Es un camino novedoso por explorar y no hay muchos ejemplos a seguir. Al ser algo novedoso y no tener muchos ejemplos de implantación da cierta incertidumbre en el éxito de esta medida y hay que pensarse bien cómo llevarla a cabo.
  • Depende de la naturaleza del trabajo. No es lo mismo un trabajo que depende mucho de la mano de obra que otro que no lo es. Tampoco es igual el sector servicios como el industrial. También es más fácil poder aplicarlo en trabajos con un gran componente de innovación y creatividad donde el número de horas no es lo importante.
  • Diseño de turnos y horarios. Este es uno de los grandes retos de esta medida, cuadrar el calendario laboral para todas las áreas y mantener la calidad y el servicio.
  • Posible coste añadido. Al reducir la jornada es posible que disminuya el número de horas de trabajo, con lo cual aquí hay varios modelos que las empresas pueden seguir. Mantener el número de horas de trabajo semanales, lo cual no afecta al coste pero aumenta en dos horas más al día, lo cual no parece muy adecuado para el rendimiento. Otro modelo es reducir horas semanales, que sí afecta al coste si se mantiene el mismo salario, y finalmente se pueden reducir las horas y el salario. Esta última media no parece ser muy aceptada por ya precaria situación de los salarios. El posible coste extra se debe compensar con el aumento de la productividad y desempeño.

Ejemplos en el mundo

Según businessinsider aquí mostramos una serie de ejemplos sobre la implantación de la semana laboral de 4 días:

  • El primer intento de reducir la semana laboral se llevó a cabo en Reino Unido en 1974: sólo 3 días laborables para ahorrar energía A principios de la década de 1970, la crisis del petróleo supuso un reto para la mayoría de economías occidentales. En Reino Unido, el Gobierno conservador de Edward Heath estableció por ley la semana laboral de 3 días para intentar ahorrar energía y para reducir el efecto de las huelgas mineras en el país. El plan se puso en marcha el 1 de enero de 1974 y se mantuvo durante 3 meses, en los que, según Rutger Bregman, la productividad se redujo apenas un 6%.
  • En 1998, Francia aprobó reducir la jornada semanal de 39 a 35 horas, aunque su aplicación ha sido escasa. En mayo de 1997, la entonces ministra de Trabajo francesa, Martine Aubry, anunció una ley que llevaría su nombre y con la que se ponía en marcha la reducción de la semana laboral de 39 a 35 horas. Con esta medida, el Gobierno socialista de Lionel Jospin buscaba crear empleo mediante el reparto de jornadas más cortas, además de mejorar la calidad de vida de los trabajadores. La ley comenzó a aplicarse de manera voluntaria ofreciendo incentivos fiscales y ayudas públicas a las empresas de más de 20 trabajadores, para ampliarse a las pymes a partir de 2002. Sin embargo, pocas empresas se apuntaron a la reducción de jornada y actualmente, los trabajadores franceses trabajan una media de 40,4 horas a la semana, según Eurostat.
  • En Europa, la compañía británica Wellcome Trust está siendo pionera en la semana de 4 días. Esta compañía británica de investigación científica serála primera empresa de más de 250 trabajadores que se decide a eliminar los viernes del calendario laboral. Concretamente, Wellcome Trust está aplicando desde octubre la semana laboral de 4 días a los 800 empleados de su sede central en Londres. En los próximos meses, la compañía prevé ampliar este modelo al resto de su plantilla, que suma un total de más de 2.000 empleados. Según aseguró su responsable de políticas, Ed Whithing, a The Guardian, “parece que reducir los días laborales de 5 a 4 te permite incrementar la productividad y mejorar el bienestar. Así consigues una plantilla más sana, una reducción del absentismo por enfermedad y una mejora del equilibrio entre la vida laboral y la personal«.
  • En Nueva Zelanda, una prueba similar supuso más creatividad y mejor asistencia sin bajar el rendimiento. En las antípodas, el experimento sobre la semana laboral de 4 días sin reducción salarial corrió a cargo de la compañía Perpetual Guardian, dedicada a la gestión de propiedades y herencias. La prueba se realizó en marzo y abril de 2018 y los resultados reflejaron que el rendimiento laboral se mantuvo a pesar de contar con un día menos de trabajo.
  • La filial nipona de Microsoft probó a aplicar la semana laboral de cuatro días este verano como parte de su Work-Life Choice Challenge. El proyecto consistía en ofrecer los viernes libres a los empleados de la sede central de Tokio durante agosto a cambio de una «baja especial remunerada». Este programa ha arrojado unos resultados inesperados en comparación con el mes de agosto de 2018. Así, reduciendo un 25% los días laborables, Microsoft Japón incrementó su productividad un 40%, redujo el consumo eléctrico un 23%, el de papel en un 58% y un 92% de sus empleados aseguraron estar satisfechos con esta iniciativa.
  • En Dinamarca, el ayuntamiento de Odsherred ha iniciado una prueba similar en septiembre, en este caso para implantar la semana laboral de 4 días Desde 2000, los gobiernos daneses han aprobado legislaciones laborales que han reducido la media de horas de trabajo de sus ciudadanos a 37,5 a la semana, la más baja de toda la UE. De hecho, el país ha sido reconocido como el mejor del mundo en mantener el equilibrio entre la vida laboral y la personal y familiar por el Foro Económico Mundial. En septiembre de este año, el ayuntamiento de Odsherred inició una prueba de 3 años durante los que implantará la semana de 4 días mediante la eliminación del viernes como día laborable para sus 300 empleados. Para paliar ese día de menos, los funcionarios trabajarán 35 horas de lunes a jueves, ampliando así su horario de atención al público durante los días hábiles.
  • En 2014, el ayuntamiento sueco de Goteborg probó la jornada laboral de 6 horas. El experimento acabó en 2016 sin haberse implantado en ninguna empresa A menudo, cuando se habla de la reducción de la jornada laboral sin recortes de salario, se suele citar como ejemplo la jornada a 6 horas aplicada en Suecia. Lo cierto es que esa medida no se aplicó en todo el país, sino en el ayuntamiento de Goteborg, la segunda ciudad más grande del país, y estaba limitado a los trabajadores de las residencias municipales de la tercera edad. El experimento se prolongó desde 2014 a 2016 y sus resultados fueron positivos: mayor productividad y satisfacción entre los trabajadores, mejores servicios a los ancianos y menos bajas médicas. Sin embargo, la ley laboral sueca sigue apostando por una semana laboral de 40 horas. 

Software DELSOL, la 1ª empresa española en atreverse

Poco a poco, se empieza a introducir y explorar la semana laboral de 4 días. Son experimentos y se necesitan años para comprobar los resultados, pero todos los que se han llevado a cabo llegan a la misma conclusión: la jornada laboral de 4 días mejora la vida de los trabajadores y de las empresas.

En el caso de España, la primera empresa que se ha atrevido a llevar a cabo esta nueva gestión de la jornada laboral, es la empresa jienense Software DELSOL. Ha implantado esta nueva medida desde enero de 2020 beneficiando a sus 181 trabajadores, empleados que, además, no tendrán disminuciones en sus salarios.

 

Software DELSOL es una empresa fundada en 1993 y ofrece software de contabilidad y gestión para pymes, profesionales y autónomos.Según las palabras del CEO Guillermo del Pino : “Hemos reducido nuestro calendario laboral a cuatro días laborables a la semana por trabajador. De esta manera hemos ajustado el cómputo de horas semanales trabajadas, de las 40 horas anteriores a 36 horas en horario de invierno, y 28 horas semanales en horario de verano. La puesta en marcha de esta iniciativa va en la línea que seguimos desde hace años de facilitar la conciliación familiar, y la calidad de las condiciones”.

Pero el proceso no ha sido sencillo. Han tenido que reorganizar la jornada de trabajo como indica su CEO a jornadas variables: han reducido de 40 a 36 las horas semanales de trabajo durante los meses más fuertes, y bajarán a 28 horas en su horario de verano. Además han tenido que contratar a 25 trabajadores. Aquí tenemos una de las primeras ventajas: puede ayudar a resolver el problema del paro. Pero para que esta contratación adicional sea posible, es necesario que la empresas obtengan algún beneficio. Y los experimentos llevados a cabo, demuestran que existen.

Ya hace algunos años se han puesto en práctica algunas medidas relacionadas con esta reducción a 4 dias en algunas partes del mundo (algunos ejemplos los indicamos en este artículo) y por estas pruebas se concluye que se producen beneficios tanto para la salud y felicidad de los empleados, como para la productividad de la empresa.

 

Los que están en contra de esta medida aseguran que los buenos resultados se dan por el efecto euforia y novedad que tienen los trabajadores al tener tres días libres a la semana. Pero falta por demostrar que este aumento de inicial de productividad se mantenga en el tiempo. Hay que darle mucho mérito a la empresa de Software DELSOL, por encabezar este cambio de paradigna y veremos si consigue mantener activa en el tiempo la semana laboral de 4 días semanales, entonces comenzaremos a obtener resultados reales. Veremos si la esta idea se convierte en una regla definitiva a seguir ampliamente por otras empresa.

Pero independientemente de esperar los resultados, la empresas actuales tienen que esforzarse en dar nuevos enfoques a la gestión de sus jornadas para hacer frente a todos los cambios que se nos avecinan y en los que estamos inmersos. Desde aquí, animo a dar pasos para cambiar las actuales reglas de gestión empresarial que están muy ancladas en la manera de actuar del siglo pasado y que ya parecen estar empezando a quedar obsoletas.

Algunas lecturas interesantes

Aquí dejo algunas lecturas interesantes tanto para emprendedores como profesionales con el fin de repensar el tema de la jornada laboral, teniendo en cuenta que no sólo es un tema que tiene que abordar una empresa, sino que también es importante que cada uno de nosotros reflexionemos acerca de cómo queremos que sea nuestra vida y el tiempo que dediquemos al trabajo. Porque  no hay que olvidar que:

Hay que trabajar para vivir y no vivir para trabajar.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share This